La Comisión de Patrimonio analiza proyectos vinculados a Campo del Cielo

La Comisión Provincial de Patrimonio del Instituto de Cultura del Chaco, realizó una recorrida a manera de relevamiento e inspección de la actual situación del Parque Provincial de los Meteoritos Pingüen N’onaxa -en lengua mocoít- de Campo del Cielo, ubicado a 15 kilómetros de Gancedo. El objetivo de esta visita es darle un tratamiento inmediato a los proyectos vinculados a la preservación de meteoritos y cráteres, además de las investigaciones científicas proyectadas y el turismo cultural.

La presidenta del Instituto de Cultura Silvia Robles, en su función de presidenta de la Comisión de Patrimonio, encabezó la delegación que visitó el Parque de los Meteoritos acompañada y asesorada permanentemente por Mario Vesconi y Amilcar Suarez Portela de la Asociación Chaqueña de Astronomía. Robles explicó que la idea del trabajo en Gancedo es que “la comisión tenga una idea real y acabada de las intervenciones que desde el Poder Ejecutivo, Instituto de Cultura y el Instituto de Turismo pretendemos llevar adelante a efectos de custodiar y ejercer la función de resguardo que encomienda la ley, así como también continuar con el proceso de investigaciones en este lugar, pero además poner en valor cultural y turístico a este fenómeno de características únicas en el planeta”.

“Entendemos que la Comisión de Patrimonio está con toda la información necesaria para que apruebe estos proyectos, considere y tenga una visión mejor para hacer observaciones de cómo debemos llevarlo adelante”, concluyó Robles.

CON EL INTENDENTE KOROVAICHUK

Al arribar a la ciudad de Gancedo, previa vista al Parque, la Comisión Provincial de Patrimonio mantuvo una fructífera reunión con el intendente Alberto Korovaichuk, con quien acordaron todas y cada una de las acciones a realizar y la posibilidad de que las primeras intervenciones sean de relevamiento de posteado y alambrado a las zonas expropiadas por la provincia, recuperación y limpieza de los cráteres, todo ello con la colaboración del municipio.

Otro de los proyectos que se trataron durante el cónclave fue la posibilidad que la comunidad mocoit realice la ceremonia de danzas y ritos que históricamente llevaron adelante en Campo del Cielo y desde hace años no se la hace en el lugar. La idea es que los ancianos mocoit expliquen a las nuevas generaciones su cosmovisión del fenómeno allí ocurrido, a través de las danzas y sus rituales. Es una propuesta del Movimiento Mocoit, llevada por Pedro Mendoza y que es acompañada por el Consejo Mocoit a través del vocal del IDACH Antonio Mocoví, ambos son miembros de la Comisión de Patrimonio.

LA DELEGACIÓN

Formaron parte de la delegación la coordinadora del Programa de Puesta en Valor del Patrimonio Gabriela Barrios; Ninfa López, responsable de Infraestructura de Cultura, además de integrantes de la Comisión de Patrimonio: Clara Riveros Sosa y Toribio Torcuato Navarro -Biblioteca Popular Rivadavia-; Eugenio Rolón (padre e hijo) -Fundación Casco Histórico Barranqueras-; Antonio Mocoví y Pedro Mendoza -Consejo Moqoit-.

 

Fuente: Instituto de Cultura de la Provincia del Chaco

La Comisión Provincial de Patrimonio relevará cráteres meteoríticos en Campo del Cielo

El jueves 18, la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico Cultural y Natural, realizará una visita de inspección y relevamiento de los cráteres meteoríticos que forman parte del Parque Provincial de los Meteoritos Piguem N´Onaxa -Campo del Cielo, en lengua mocoví-, ubicado a 15 km. de Gancedo.

En esta oportunidad viajará la presidenta del Instituto de Cultura Silvia Robles, en su carácter de presidenta de dicha comisión; la coordinadora del Programa de Puesta en Valor del Patrimonio, Gabriela Barrios; y la responsable de Infraestructura de Cultura, Arq. Ninfa López.

Estarán presentes además los integrantes de la Comisión de Patrimonio, Clara Riveros Sosa y Toribio Torcuato Navarro -de la Biblioteca Popular Rivadavia-; Eugenio Rolón (padre) e Eugenio Rolón (hijo) -de la Fundación Casco Histórico Barranqueras-; Antonio Mocoví y Pedro Mendoza -del Consejo Moqoit-; y Mario Vesconi y Amilcar Suarez Portela -de la Asociación Chaqueña de Astronomía-.

Por la mañana los recibirá el intendente Alberto Korovaichuk, quien los acompañará a realizar el recorrido por los cráteres.

 

Fuente: Instituto de Cultura de la Provincia del Chaco

Sigue El Escandalo: Meteoritos: denuncia de guardaparque compromete a funcionarios

30/08/2012 | La denuncia realizada en Gancedo es por la desaparición de un ejemplar de 300 kilos que ocultaron en la Reserva de Campo del Cielo y que ahora ha desaparecido. Están comprometidos Vesconi, Sosa y el intendente Korovaichuk.

CHARATA (Especial). Mariela Gisela Tessaro es una joven mujer que trabaja como guardia en el Parque Provincial de los Meteoritos Na Piguim No’ Huenaxá. Gracias a su valiente exposición ante la investigación policial encarada por meneos extraños y sospechosos en la región de Campo del Cielo, están saliendo a luz acciones atentatorias contra los bienes patrimoniales del Chaco, más allá de las demoradas definiciones en los canales judiciales correspondientes. Estos movimientos tratan de ser tapados con burdos pretextos, y excusas de personajes comprometidos en nuevos acontecimientos, como en el triste y recordado episodio de maltrato verbal y accionar irreverente, rayanos en la violencia, cometidos contra funcionarios de Santiago del Estero cuando vinieron a llevarse el meteorito que se trajeron subrepticiamente desde aquella provincia. Pero la situación se torna comprometedora y sin fundamentos para personajes involucrados en sospechadas actitudes inescrupulosas, especialmente cuando un rumor que circula entre los pobladores de aquellos parajes es confirmado por la denuncia de la guardaparque sobre la desaparición de un meteorito de 300 kilos que ocultaron en la misma Reserva Natural de Campo del Cielo, y ahora desaparecido del lugar donde lo ocultaron previamente.

Camino a otro escándalo de fierro
En la misma cabaña que ocupa la ahora dictaminada Reserva Natural Cultural Provincial, fue entrevistada Mariela Gisela Tessaro. Sus declaraciones van camino al escándalo en el caso de manipulación de restos de sideritas violentamente precipitadas hace 4 mil años en aquel sitio del Chaco Austral, violatorias de la Ley 3.563, y también por la desaparición de una masa de 300 kilos previamente ocultada en un lugar de la Reserva. Más

Fuerte Denuncia: Preocupa el tráfico de meteoritos de Campo del Cielo en Gancedo

La manipulación de patrimonios públicos es alarmante. Habría una denuncia que involucra a funcionarios en maniobras que incluirían la desaparición de piezas. Korovaichuk estaría juntando firmas para que no se traslade. 

CHARATA (Por Juan Carlos Canela). La zona de riego de los meteoritos conocida como Campo del Cielo no deja de deparar sorpresas a los vecinos del lugar por movimientos intrigantes y sospechosos. Ante versiones suspicaces se inició una investigación policial que arroja resultados sorprendentes sobre los protagonistas de una nueva historia de esta vapuleada reserva natural.

La investigación iniciada el 29 de abril pasado en la Comisaría de Gancedo, luego que efectivos de la unidad policial observaran que personas podían trasladar meteoritos fuera del área establecida de protección para los bienes patrimoniales -el resguardo está a cargo de la Policía del Chaco, conforme a la ley y al Código de Faltas de la Provincia-. Por estas circunstancias se citó a la guardaparque Mariela Gisela Tessaro para tomarle declaración sobre los posibles hechos. La funcionaria provincial expuso que el 28 y 29 de abril se presentaron en el parque Mario Vesconi, de la Asociación Chaqueña de Astronomía, acompañado de un señor que dijo ser abogado y de nacionalidad venezolana, a quienes se sumó un tercero, Pablo Sosa, personal del mismo parque.
Estas personas realizaron una recorrida en la zona visitando diez cráteres extrayendo piezas de meteoritos, los que fueron observados por la mencionada Tessaro en el interior de la camioneta. Agregó que ese mismo domingo, «a la tarde-noche, Vesconi, Sosa y el supuesto abogado se retiraron del parque con rumbo desconocido, al igual que el destino de los meteoritos, como así también si tienen autorización para llevar las piezas de cuerpos celestes. Que para realizar la extracción habrían utilizado una pala de punta perteneciente al parque y un aparato detector que trajo Vesconi». También dijo que en esos dos días se habían alojado en la vivienda que ocupa la guardaparque. Ante estas circunstancias Tessaro radicó la exposición y comunicó vía telefónica a su jefe, Livio Navarro que pertenece a áreas Naturales Protegidas.

Más

El Gobierno estaría analizando devolver el meteorito santiagueño

Rumores que circularon en Charata, apuntaban a la intención de alcanzar una solución en la trama que envuelve al meteorito extraído de un campo de Santiago del Estero, en 2007, y trasladado al Parque Provincial de Chaco por una expedición de funcionarios, maquinarias y operarios del Chaco, puestos al servicio de William Anderson Cassidy.

Es decir que el Gobierno Provincial estaría buscando una salida decorosa a tanta desprolijidad cometida entonces, cuando el científico norteamericano, por Ley 5.612 del 5 de octubre de 2005, había sido «autorizado a desarrollar el plan general de trabajo por el término de tres años, durante tres meses de cada año de investigación».

Las autoridades y el pueblo de Santiago -luego de indecorosos entredichos protagonizados por el intendente de Gancedo- se sintieron agraviados y reaccionaron contra lo que consideraron un despojo de su patrimonio, iniciando una causa judicial que ahora estaría en manos de la Justicia Federal, por tratarse de un litigio inter jurisdiccional. Se comentó aquí estos días que algún funcionario judicial había recibido un pedido de devolución de la pieza férrica a los santiagueños, en un acto de reivindicación que se merecen nuestros vecinos. El recado habría descendido desde niveles superiores, pero ajenos a la órbita judicial, sea cual fuere el lugar donde se encuentre el expediente, y por lo tanto criteriosamente rechazado por el receptor del pedido.

Sigue: Solo Chaco.com

El meteorito santiagueño sería devuelto – NO ES SU LUGAR GANCEDO

17/08/2012 | El Gobierno Provincial estaría buscando una salida decorosa a la extracción realizada en el 2007.

CHARATA (Especial). Rumores que circularon en Charata días atrás en ámbitos judiciales, apuntaban a la intencionalidad política de alcanzar una solución en la trama que envuelve al meteorito extraído de un campo particular de Santiago del Estero, en el año 2007, y trasladado al Parque Provincial de esta provincia por una expedición de funcionarios, maquinarias y operarios del Chaco, puestos al servicio de William Anderson Cassidy. Es decir que el Gobierno Provincial estaría buscando una salida decorosa a tanta desprolijidad cometida entonces, cuando el científico norteamericano, por Ley 5.612 del 5 de octubre de 2005, había sido «autorizado a desarrollar el plan general de trabajo por el término de tres años, durante tres meses de cada año de investigación».
Las autoridades y el pueblo de Santiago -luego de indecorosos entredichos protagonizados por el intendente de Gancedo- se sintieron agraviados y reaccionaron contra lo que consideraron un despojo de su patrimonio, iniciando una causa judicial que ahora estaría en manos de la Justicia Federal, por tratarse de un litigio inter jurisdiccional. Se comentó aquí estos días que algún funcionario judicial había recibido un pedido de devolución de la pieza férrica a los santiagueños, en un acto de reivindicación que se merecen nuestros vecinos. El recado habría descendido desde niveles superiores, pero ajenos a la órbita judicial, sea cual fuere el lugar donde se encuentre el expediente, y por lo tanto criteriosamente rechazado por el receptor del pedido.

Ley transgredida

Cabe recordar que el meteorito se ubicaba enterrado y desplazado a metros de distancia de la boca de un cráter, en un campo de la provincia de Santiago del Estero. La huella había sido clasificada y asentada en un plano confeccionado por Cassidy en campañas de la década de los ’60. Ya inmerso en un nuevo estudio, el investigador hizo desenterrar el meteorito con maquinarias de Vialidad Provincial en septiembre del 2007, y trasladado al Parque Provincial de los Meteoritos (Chaco). El campo está regenteado por Luis Devoto quien habría donado el bloque para ser expuesto en el Parque chaqueño.
Pero no se puede dejar de mencionar que en otro tramo de la ley aludida, se extendía la autorización a otros integrantes de la comisión científica: Shawn Protiek Wright, Kevin Williams y la colombiana doctora Adriana C. Ocampo, del JPL (Laboratorio de Propulsión a Chorro, NASA, Pasadena, California) con varios años de su niñez en Argentina, lo que la posicionaba muy bien en nuestro país, donde muchos la creían de nacionalidad argentina.
Además, la legislación chaqueña establecía que dicha misión se realizaría en la zona de Campo del Cielo, jurisdicción de Gancedo de la provincia del Chaco. ¿Era necesaria esta aclaración, teniendo en cuenta que la Cámara de Diputados de esta provincia legisla para el Chaco? Entonces viene la pregunta: ¿Por qué se ingresó a la vecina Santiago del Estero con tan organizada expedición para traer a nuestro Parque Provincial un meteorito que estaba en otro Estado?

Más

Los misterios de Campo del Cielo

Por Eduardo Pogoriles

En el sudoeste chaqueño, a 15 kilómetros de Gancedo, la reserva natural Piguem N’Onaxa guarda gigantescos meteoritos caídos a la Tierra hace cuatro mil años.

04/08/12

Hace cuatro mil años, dicen los científicos, un asteroide que pesaba 800 toneladas y venía del espacio sideral se desintegró al entrar en la atmósfera de la Tierra, a una velocidad estimada en 50 mil km por hora. El cuerpo del asteroide, puro hierro y níquel, se desintegró en un racimo de meteoritos. Esta lluvia de fuego cayó sobre la región del sudoeste de Chaco que hoy se conoce como Campo del Cielo, un área de 1.350 km cuadrados que fue rastreada por el investigador estadounidense William Cassidy desde la década de 1960, con apoyo tecnológico de la NASA.

Testigos de aquel cataclismo fueron los antepasados de los pobladores originarios tobas, matacos y mocovíes, que lo vivieron como una versión del Génesis. “Cuando el sol cayó sobre la Tierra y consumió a todos los seres vivientes”, dicen sus leyendas, ellos dieron a luz a la cultura. Así, las parejas humanas que sobrevivieron al cataclismo –cuatro, según los mocovíes– fundaron las tribus. Aquellos que se escondieron en el agua se convirtieron en yacarés o en nutrias, mientras los que treparon a los árboles se transformaron en monos.

Mucho después, cuando en el siglo XVI los conquistadores españoles soñaban con Eldorado y cruzaban los bosques chaqueños en busca de oro, encontraron que aquellos indios –que no conocían la metalurgia– usaban puntas de hierro para sus flechas. Así nació el mito del Mesón de Fierro, un “árbol de fuego” que encarnaba a la divinidad indígena. Para los científicos, sería un gran meteorito oculto bajo esas tierras que los tobas bautizaron con el nombre de “Piguem Nonraltá”, esto es, “Campo del Cielo”. Si bien algunos expedicionarios del siglo XVIII como el teniente Miguel Rubin de Celis –enviado por el virrey Vértiz desde Buenos Aires– llegaron a dibujarlo, las coordenadas geográficas del Mesón de Fierro se perdieron. Hace dos siglos que nada se sabe de él, pero su búsqueda llevó a descubrir otros meteoritos. Algunos de ellos están en el exterior. En el Museo Británico de Londres descansa desde 1825 el “Runa Pocito”, de 634 kilos. El Instituto Smithsoniano de Washington y el Planetario de Buenos Aires comparten desde 1962 fragmentos de “El Taco”, de 1.998 kilos. Pero nada se compara con la experiencia de ver meteoritos en su ambiente más típico, al aire libre en un bosque de algarrobos y quebrachos.

Esa es la función de la Reserva Natural “Piguem N’Onaxa” (“Campo del Cielo”, en lengua mocoví) que se inauguró en el año 2005 en el paraje Las Víboras, ubicado a 15 km al sur del pueblo chaqueño de Gancedo. Este pueblo está a 350 km de Resistencia, sobre la ruta 89. La reserva es un parque provincial de 100 hectáreas, con comodidades para los turistas, donde se pueden ver de cerca auténticos tesoros. Es el caso del meteorito “Chaco” (37.000 kilos) o el “Santiagueño” (7.800 kilos), montados sobre pedestales de piedra. Existe el proyecto de crear aquí –junto a la provincia de Santiago del Estero– un Parque Nacional del Meteorito, equipado con un centro de interpretación.

En 2011 hubo una polémica en la provincia por un proyecto artístico que se proponía trasladar el meteorito “Chaco” hacia Kassel, Alemania, para presentarlo en la prestigiosa muestra “Documenta 13”. Esto nunca se concretó: hubo fuerte oposición de la comunidad mocoví –para ellos el “Chaco” es un símbolo de su cultura– y varios científicos criticaron la idea. Muchos se enteraron así de que el “Chaco” es uno de los meteoritos más grandes del mundo. El primero en esa lista es africano, se llama “Hoba”, pesa 66 toneladas y está en Namibia.

Más

Banalidad de la dOCUMENTA 13: Entrevista a dos investigadores argentinos de Campo del Cielo

WOKI_TOKI

Por Colectivo Campo del Cielo // 02 de febrero de 2012

La antropóloga Agustina Altman y el astrónomo Alejandro Martín López responden acerca del meteorito El Chaco, su estrecha relación con la cultura moqoit y la superficialidad con que Carolyn Christov-Bakargiev (curadora de la dOCUMENTA 13 ) trató el intento de traslado del mismo a Kassel (Alemania)

¿Qué es Campo del Cielo? ¿Que relación tiene la cultura moqoit con ese lugar?

AL: Campo del Cielo es muchas cosas. Por una parte, en él se encuentran los restos de un enorme meteoroide metálico que hace unos 5.800 años se desarmó antes de tocar el suelo y cuyos fragmentos riegan una extensa franja de terreno, de más de 100 km de largo y unos tres de ancho. Esta franja entre Santiago del Estero y Chaco reúne una enorme concentración de fragmentos meteóricos metálicos y cráteres de impacto. Dos de estos fragmentos han sido especialmente importantes: el Mesón de Fierro (sobre el que los españoles hicieron diversas suposiciones desde ser una mina de plata a una de hierro y del que no se supo nada más luego de una expedición española) y El Chaco. Este último es el segundo meteorito más grande del mundo, con 37 toneladas.
Pero estos fragmentos meteóricos y cráteres no son sólo curiosidades cósmicas. Desde antes de la presencia colonial en la región han sido parte importante de la cosmovisión de los pueblos originarios. Para estos grupos el cielo es un lugar de poder y abundancia. De él proviene la abundancia de la tierra. Los meteoritos vienen de allí y por tanto portan en buena medida esa potencia. Están ligados al agua y la lluvia y a poderosos seres que regulan el funcionamiento del cosmos. La interacción con estos seres y con los meteoritos forma parte de la vida cotidiana de los moqoit, tanto en el pasado como en la actualidad. El territorio moqoit está vinculado con los meteoritos y ellos son invocados en numerosos reclamos por los derechos de este pueblo a su tierra. Por ello la manipulación de estos objetos es vista como algo peligroso y que no puede hacerse sin riesgos.
Por otra parte, para los criollos Campo del Cielo es también un lugar central de la cultura y de la historia. Desde la colonia los meteoritos han sido vistos como una fuente potencial de riqueza, un signo de elección divina, un hito potente del paisaje. El Mesón de Fierro fue usado como hito fronterizo aún cuando ya no se conocía su emplazamiento. La historia de la provincia del Chaco está llena de referencias a estos meteoritos –por ejemplo aparece en el escudo del municipio de Gancedo-. Y esta historia está también atravesada por los robos y desapariciones de piezas meteóricas, algunos ocurridos mientras se encontraban en préstamo por exhibiciones. En la actualidad los meteoritos, y en especial “El Chaco” siguen siendo importantísimos para la sociedad chaqueña, como lo muestra la Fiesta Nacional del Meteorito.

Fotografía Agustina Altman, 2011

¿Podrían hacernos una breve síntesis de los trabajos que ustedes están desarrollando allí?

AL: Soy licenciado en astronomía y doctor en antropología. Desde 1998 llevo adelante trabajos de investigación sobre las concepciones astronómicas de diferentes grupos humanos en el Chaco. En especial he trabajado con las ideas sobre el cielo de los moqoit y como han sido en diferentes momentos de la historia en función de los procesos sociales y políticos de este grupo aborigen. Mi trabajo, iniciado junto al Lic. Sixto Giménez Benítez ,actual Secretario Académico de la Facultad de Ciencias Astronómicas de la Universidad Nacional de La Plata, se enmarca en un estudio regional sobre las astronomías chaqueñas. Este trabajo es uno de los primeros estudios de etnoastronomía a escala regional realizados en Sudamérica. La idea de estos trabajos es comprender los vínculos que en cada sociedad tienen las prácticas e ideas sobre el cielo con el conjunto de su cultura, estructura social, política, etc.
Desde ese momento y hasta el presente sigo investigando sobre la fascinante astronomía moqoit. En toda mi investigación las relaciones entre los moqoit y los meteoritos han sido un eje constante, ya que aparecen permanentemente en los relatos históricos y contemporáneos y en la vida cotidiana de la gente.
Estos trabajos se han visto reflejados en varias producciones audiovisuales: por una parte dos capítulos para la serie Pueblos Originarios del canal Encuentro y por otra, un espectáculo para el Planetario de la Ciudad de Buenos Aires. Este último es el primer espectáculo realizado sobre la astronomía de un grupo aborigen argentino. En él, el vínculo entre los moqoit y los meteoritos es un hito central.

Fotografía Alejandro López, 2009

AA: Soy Licenciada en Antropología y estoy llevando adelante mi proyecto de investigación doctoral en comunidades moqoit del Suroeste Chaqueño desde 2009. Mi trabajo de investigación se centra en la experiencia de los moqoit respecto al movimiento evangélico. Durante mis investigaciones he podido ver cómo, incluso en el contexto evangélico, los meteoritos ocupan un lugar importantísimo en las percepciones moqoit del entorno. En la vida de los creyentes evangélicos moqoit el cielo ocupa un lugar central tanto en las experiencias extáticas, oníricas como así también las de conversión religiosa. Ello muestra la actualidad de los vínculos moqoit con el meteorito y otros fenómenos celestes.

Fotografía Agustina Altman, 2011

¿En qué años se desarrolla la cultura moqoit en la zona y cuáles son sus principales características?

AA y AL: La región chaqueña parece haber sido ocupada por grupos humanos luego de los cambios climáticos ocurridos tras la última glaciación. Los moqoit pertenecen al grupo lingüístico guaycurú, como los qom o toba, los pilagá y los abipones. Las referencias a los moqoit aparecen ya en los cronistas coloniales de principios del siglo XVII. Entre esas primeras referencias ya figuran importantes menciones a las ideas moqoit sobre el cielo.
Durante el período precolombino este grupo cazador-recolector parece haber estado organizado en base a familias extensas agrupadas en bandas de familias emparentadas que conformaban unidades de entre 10 y 70 personas. Cada banda formaba alianzas con otras donde los intercambios matrimoniales eran fundamentales. Los grupos de bandas aliadas suelen ser denominadas tribus. Estas alianzas eran inestables, y muchas veces incluían bandas de otros grupos étnicos. Los liderazgos moqoit eran temporales y también flexibles, basados en la habilidad personal, las habilidades oratorias, la capacidad para organizar fiestas y distribuir recursos y las relaciones del candidato con los seres poderosos que para los moqoit regulan el mundo.
La llegada de los españoles introdujo el caballo y el comercio de ganado, los combates contra las ciudades de la frontera colonial y reforzo los liderazgos, por la necesidad de los españoles de encontrar en los moqoit una organización política similar a las habituales en Europa. La acción misionera y los cntactos con los españoles introdujeron el cristianismo entre los moqoit, quienes lo resignificaron en función de su cosmovisión. El surgimiento de la Argentina y posteriormente el avance de la frontera agrícola fue cercando cada vez más los movimientos de los moqoit y dificultando su modo de subsistencia. Con el tiempo serían incorporados como mano de obra rural, realizando duros trabajos en la explotación maderera y algodonera. Luego de la conquista militar del territorio chaqueño, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, fueron sedentarizados a la fuerza en terrenos de calidad inferior de los que en general no han tenido la propiedad legal. Para los años 1970 las iglesias evangélicas se hicieron presentes entre los moqoit, a partir de misioneros qom. Desde ese momento el movimiento del evangelio cobro un rol central entre los moqoit, convirtiéndose en un espacio nuevo para la resignificación de su cosmovisión tradicional. Hoy día los liderazgos siguen siendo laxos y muy variables, ligados al parentesco y fundados en la capacidad de generar recursos para el grupo. El “poder espiritual” y los vínculos con el mundo blanco y sus recursos son importantes fuentes de prestigio para los líderes.

Fotografía Alejandro López, 2010

¿Cómo se expresaban “artísticamente” los moqoits?

AA y AL: Artísticamente los moqoit se caracterizan por la realización de una fina cerámica de acabado rojizo y liso, con formas variadísimas y complejas. Desde el siglo XVIII hay testimonio de este tipo de cerámicas. Los relatos y su narración son otra importante manifestación artística. En el pasado los trabajos en fibras como el chaguar eran también importantes. Las danzas jugaron y juegan aún hoy – especialmente en el contexto del evangelio- un rol central. Actualmente jóvenes moqoit realizan experiencias muy interesantes en el ámbito del teatro y el cine, recreando también danzas tradicionales. Una de estas actuaciones la realizaron justamente alrededor de el meteorito “El Chaco”.

Fotografía Alejandro López, 2009

En estos años de trabajo de campo, ¿han tenido contacto con Faivovich & Goldberg?

AL: En 2006 Faivovich & Goldberg vinieron a verme cuando trabajaba en el Planetario de la Ciudad de Buenos Aires. Estaban comenzando un proyecto artístico sobre los meteoritos de Campo del Cielo. Me preguntaron sobre los mismos, la zona, los vínculos con los aborígenes, etc. Les conté sobre mi trabajo al respecto, les proporcione material de mis investigaciones sobre los vínculos entre los moqoit y los meteoritos. Además los puse en contacto con referentes locales para que pudieran iniciar su aproximación a la cuestión…No supe más de ellos directamente, excepto un fugaz encuentro en el que conversamos muy brevemente. Sólo me enteré por otras personas de la estampilla que diseñaron para el Correo Argentino y del proyecto sobre el meteorito El Taco. Nunca visitaron las comunidades aborígenes de la zona y por lo que ellos mismos nos comentaron, centraron sus visitas en la localidad de Gancedo.
Cuando en Diciembre de 2011 se hizo de público conocimiento el proyecto de trasladar “El Chaco”, impulsé una carta de expertos mundiales sobre la astronomía cultural, oponiéndonos a tal acción. Esta carta la envié a la directora artística de Documenta 13, Carolyn Christov-Bakargiev. Ella se contactó conmigo por email y skype y me solicitó que tuviera una reunión con F & G sobre el tema. Durante los primeros días de enero tuve una reunión con Faivovich & Goldberg junto con Agustina Altman.

AA: En esa reunión que duró varias horas les explicamos extensamente cuál era la situación en Chaco respecto al meteorito, su importancia para aborígenes y criollos, el impacto negativo de trasladarlo y la forma equivocada en que todo esto había sido manejado y estaba siendo comunicado.

AL: En ese momento nos manifestaron que no habían interpretado que el meteorito tuviera vínculos importantes con los aborígenes, lo cual me llamó la atención en función de lo que ya en el 2006 había conversado con ellos y la gran cantidad de material publicado al respecto en las últimas dos décadas, material que puede ser fácilmente consultado. De hecho, cuando fueron a verme en 2006 al Planetario, se estrenó en el mismo el espectáculo sobre astronomía moqoit Nayic Moqoit (“El camino de los mocoví”).

AA: Además, les remarcamos que el lugar social que ocupa el meteorito El Chaco es muy diferente al de una pieza como El Taco con el que habían trabajado anteriormente. Esto se debe a que El Chaco es un icono para la sociedad chaqueña mientras que El Taco es una pieza que hace muchos años se encuentra en instituciones y que no tiene para la gente el mismo valor icónico, afectivo, social y político. También, les dijimos que lo correcto hubiese sido que el proyecto comenzara con una convocatoria abierta, amplia e informada a los aborígenes y criollos para pensar junto con ellos como mostrar al mundo la importancia cultural del meteorito. Esto no es solo nuestra opinión como cientistas sociales sino que es una exigencia de la Constitución Nacional Argentina y del Convenio 169 de la OIT. Les señalamos que esto es muy distinto a obtener una “autorización” de algún representante y que ellos habían elegido el camino inverso: armar en soledad un proyecto, presentarlo a Documenta en Alemania, a las autoridades nacionales y provinciales y sólo comunicarlo al público como un hecho consumado. También les explicamos que cualquiera que hiciera un trabajo de campo profundo entre los grupos chaqueños sabría que los mecanismos de “representación” de dichos grupos articulados por el estado adolecen de muy serias deficiencias. Esto se debe no sólo a las relaciones de poder que ubican a los aborígenes en una posición subordinada dentro de la sociedad sino también, a que la estructura de social y política de los grupos chaqueños esta basada en las relaciones de parentesco. Por lo tanto, los liderazgos que surgen son temporales, laxos y no pueden asimilarse a las formas de representación de un estado nacional. Por otra parte, les comentamos que la forma en que estaban manejando la comunicación tanto ellos como Documenta había dejado en manos del gobierno provincial la voz de la propuesta. Una obra artística que se plantea una intervención de gran impacto público no puede permitirse una mirada naïve sobre las relaciones de poder que estructuran ese espacio social.

AL: Es por ello que les insistimos en la importancia de que hablaran personalmente en los medios de comunicación chaqueños y personalmente con la mayor cantidad de personas involucradas posibles para expresarles su opinión y en todo caso diferenciarse de la posición del gobierno. Como ellos nos manifestaron que el traslado del meteorito era solo una opción entre otras y en todo caso su resolución no era urgente les insistimos en que debían hacer saber esto a la opinión pública y desactivar así la sensación de hecho consumado e inminente que había instalado la comunicación gubernamental.

AA: Algo que nos llamó poderosamente la atención fue que al comentarles que la propuesta nos parecía sumamente colonialista nos dijeron que para ellos llevarse el meteorito y regresarlo era una forma de desarmar la ruta del colonialismo dado que la mayor parte de las piezas que habían dejado Campo del Cielo nunca volvieron.

AL: Les remarcamos que una propuesta que se centra en la importancia de la mirada de Alemania para supuestamente valorizar Campo del Cielo es colonialista al centrar la legitimidad en la mirada del primer mundo y al olvidar que estos meteoritos son valiosos para los chaqueños desde hace miles de años y que de hecho existen importante producciones artisticas y culturales de criollos y aborígenes que ellos desconocían y que no tuvieron en cuenta en absoluto – por ejemplo la primer película realizada integramente por aborígenes chaqueños que no casualmente lleva por título “La Nación oculta en el meteorito”-.Les comentamos que nos hubiera parecido realmente renovador y liberador que el proyecto hubiera llevado al Chaco piezas de Documenta o fragmentos meteóricos de Campo del Cielo que hoy están en el exterior.

AA: Ya finalizando la reunión Faivovich & Goldberg nos comentaron que viajarían al Chaco a reunirse con “la gente”. Les proporcionamos contactos y acordamos mantenernos comunicados y reunirnos posteriormente para ayudarlos a comprender en el breve tiempo disponible la compleja realidad que iban a observar. Lamentablemente la única comunicación que tuvimos posteriormente con ellos fue un breve email prometiendo una futura reunión. Tampoco nos escribieron desde Documenta.

¿Cuándo se enteran del intento del traslado del meteorito El Chaco a Kassel?

AA: Nos enteramos a fines de diciembre cuando salió en un diario chaqueño la noticia de que estaba pronto a tratarse en la legislatura el proyecto de trasladar el meteorito a Alemania. Los primeros días de Enero viajé al Chaco a realizar trabajo de campo y pude recoger de primera mano la oposición al traslado del meteorito por parte de los moqoit de distintas comunidades y criollos con los que trabajamos hace años.

Fotografía Agustina Altman, 2010

En mayo de 2011, tanto Carolyn Christov-Bakargiev como Faivovich & Goldberg estuvieron en el Chaco, ¿se contactaron con uds? ¿Tienen noticias de que entonces se hayan comunicado con los representantes de los moqoit?

AL: No se comunicaron con nosotros ni con ninguno de los antropólogos o astrónomos que trabajamos en el área. Tampoco visitaron las comunidades moqoit las cuales también se enteraron del proyecto a través de los medios de comunicación. Tenemos alguna referencia de que Faivovich & Goldberg, acompañados de Carolyn Christov-Bakargiev, se encontraron brevemente con representantes moqoit en el IDACH.

Fotografía Sixto Giménez Benítez

Luego de situaciones confusas, parece que la Documenta desiste del traslado, ¿que reflexiones sacan uds. de la movilización que impidió el traslado de El Chaco?

AA y AL: Creemos que la movilización abre la posibilidad para una amplia reflexión sobre el rol del arte, la ciencia y la cultura en la promoción de los pueblos originarios. Creemos que estos espacios deben marcar el rumbo para las acciones estatales y no al contrario. En este sentido el contacto y comunicación entre todos los actores sociales involucrados -artistas, científicos y miembros de los pueblos originarios- es fundamental.

¿Cuales son sus proyectos a realizar en Campo del Cielo durante este año que se inicia?

AA y AL: En la región de Campo del Cielo seguiremos trabajando en la comprensión de las ideas sobre el cielo de los distintos grupos humanos que lo habitan y las formas en que estas han ido cambiando a lo largo del tiempo y son importantes en los procesos sociales y políticos de estos grupos. La idea es trabajar conjuntamente las ideas de los grupos aborígenes y no aborígenes, buscando entender sus interacciones. El proyecto está involucrado en un proyecto de alcance regional que involucra también Formosa, el Chaco Salteño y Santa Fe. Particularmente este año indagaremos sobre los impactos que todo el debate sobre el traslado de “El Chaco” generó en las distintas comunidades.
También seguiremos indagando sobre los procesos socio-religiosos entre los moqoit del Sur oeste chaqueño, en especial los procesos de resignificación del cristianismo y su importancia en la vida de las comunidades. En este estudio buscamos entre otras cosas entender los nuevos procesos de conformación de la subjetividad ligados al movimiento del evangelio y la forma en que generan nuevos imaginarios sobre lo celeste.

Fotografía: Daniel Aguirre, 2009

¿Dónde están los sueños?

AA y AL: Soñamos con aportar algo al reconocimiento de la originalísima forma de ver el mundo de los pueblos originarios y que este reconocimiento colabore para que sean reconocidos sus derechos a una vida digna en el marco de la sociedad nacional. También aspiramos a que Campo del Cielo sea declarado patriomonio de la humanidad y patrimonio astronómico de la humanidad, con una mirada amplia que comprenda las dimensiones culturales, sociales y políticas de este fenómeno para la región.

Argentina, 1 de febrero de 2012

——————————————————————————————

Alejandro Martín López, astroamlopez@hotmail.com

Doctor en Antropología, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Buenos Aires, Magister en Antropología, Universidad Nacional de Córdoba, Licenciado en Astronomía, Universidad Nacional de La Plata. Investigador del CONICET en la Sección de Etnología del Instituto de Ciencias Antropológicas, FFyL, UBA. Forma parte de diversos proyectos de investigación de la Sección de Etnología del Instituto de Ciencias Antropológicas, FFyL, UBA Coordinador de la Red de Centros de Investigación en Astronomía en la Cultura (RECIAC), miembro fundador de la Sociedad Interamericana de Astronomía en la Cultura (SIAC), miembro de la Société Européene Pour L’astronomie Dans La Culture (SEAC), miembro de la International Society for Archaeoastronomy and Astronomy in Culture (SIAC), miembro de la Asociación Argentina de Astronomía y miembro del Seminario Permanente de Estudios Chaqueños (SPECH).
Alejandro López trabaja desde 1998 en las comunidades moqoit del Sudoeste chaqueño, explorando las concepciones cosmológicas, las prácticas rituales y políticas y los procesos de resignificación simbólica tanto desde una perspectiva etnográfica como etnohistórica. Particularmente se ha dedicado a la investigación de las concepciones moqoit sobre el espacio celeste y su relación con los procesos sociales, la conformación identitaria y la construcción del liderazgo. Investiga también sobre los aspectos metodológicos de la etnoastronomía, la arqueoastronomía y la etnomatemática, particularmente en el contexto de las culturas sudamericanas.
Realiza estudios sobre antropología simbólica y de la religión, en particular sobre el cristianismo en el contexto de las comunidades aborígenes chaqueñas y sus vínculos con las prácticas tradicionales. En especial ha estudiado el impacto de la presencia del catolicismo entre los mocovíes del Chaco y las relaciones entre católicos y evangélicos en estas comunidades. También realiza investigaciones sobre los procesos de misionalización tanto jesuíticos como de la Iglesia Menonita entre aborígenes chaqueños.
De 2004 a 2008 coordinó el Programa de Astronomía Cultural del Planetario Galileo Galilei de la Ciudad de Buenos Aires. En ese contexto dictó el primer curso de Astronomía Cultural en la Argentina: “El cielo y la cultura: etno y arqueoastronomía”, entre 2005 y 2008 y desarrolló el primer espectáculo para Planetarios de astronomía aborigen en la Argentina: “Nayic Moqoit. El camino de los mocovíes”. Presentó numerosas comunicaciones en diversos congresos internacionales, y es autor de artículos y capítulos de libros sobre la astronomía de los grupos aborígenes chaqueños. También se desempeña como docente en nivel universitario, superior, medio y EGB3.

Agustina Altman, a_altman@hotmail.com

Profesora en Ciencias Antropológicas y Licenciada en Ciencias Antropológicas por la Facultad de Filosofía y Letras, UBA, Becaria Doctoral de CONICET en FLACSO. Forma parte de diversos proyectos de investigación de la Sección de Etnología del Instituto de Ciencias Antropológicas, FFyL, UBA. Miembro del Seminario Permanente de Estudios Chaqueños (SPECH).
Actualmente se encuentra desarrollando su investigación doctoral en la misma casa de estudios sobre el proceso de conformación del campo evangélico moqoit en el Suroeste de la provincia del Chaco. Sus trabajos exploran las experiencias y prácticas moqoit vinculadas al cristianismo evangélico y los procesos de resignificación simbólica vinculados a la presencia cristiana en el Chaco. En sus investigaciones ha explorado los imaginarios evangélicos moqoit sobre el cielo y sus vínculos con la conformación de la subjetividad de los creyentes. También aborda las tensiones en el campo religioso moqoit debido a los contrastes entre catolicismo e iglesias evangélicas y las tensiones interétnicas. Sus investigaciones también exploran los diversos modelos de misionalización presentes en el Chaco, especialmente el rol central que han desempeñado los Obreros Fraternales Menonitas.
Desde 2010 se desempeña como miembro del comité editorial de la Revista Kula. Antropólogos del Atlántico Sur, dedicada a trabajos de investigación en ciencias sociales y antropología.
Se desempeña como docente en nivel medio, superior y universitario.

Meteorito El Chaco: Korovaichuk acepta las decisiones del gobernador

Sobre el futuro del parque y los meteoritos dijo “Venimos pidiendo hace bastante tiempo que Campo del Cielo se transforme en patrimonio de la humanidad y que la zona cambie, crezca".

“Nosotros tenemos que acompañar las decisiones del gobernador y la de la autoridad nacional. Si ellos realmente ven que se les pueden complicar las cosas por los distintos pedidos de las comunidades, distintas formas de pensar de la gente, nada se puede hacer”, dijo el intendente de Gancedo, Alberto Korovaichuk luego de conocerse la decisión gubernamental de no trasportar el meteorito El Chaco de 37.000 kilogramos a una exposición en Alemania.

Aclaró luego: “Esta decisión la toma el gobernador atendiendo al bien general, pero nosotros estamos siempre en el mismo sentido de acompañar las decisiones y al mismo tiempo seguir trabajando, para que realmente nuestra zona reciba más recursos para obras que tengan que ver con los meteoritos”.

Respecto al acercamiento de integrantes de las comunidades aborígenes para hablar del tema, Korovaichuk dijo que: “No, de ninguna manera. Desde que se manifestó el apoyo a las autoridades estuvo la gente de Turismo y la de la Cámara de Diputados; de igual manera la encargada de Desarrollo Turístico de la Nación. Pero que hayamos hablado con la gente de la zona, no; lo hicimos simplemente con las autoridades locales y por supuesto la comisión del meteorito que siempre estuvo acompañándonos con una inserción masiva”.

Sobre el futuro del parque y los meteoritos dijo “Venimos pidiendo hace bastante tiempo que Campo del Cielo se transforme en patrimonio de la humanidad y que la zona cambie, crezca. Ojalá que el gobierno nacional y provincial aporten recursos ya que no vendrán de turismo hasta lograr formar un círculo donde nosotros podamos recoger recursos para poder mantenerlo, caso contrario, de no hacerse esto vamos a estar siempre en lo mismo”.

Korovaichuk recordó luego: “Desde que comencé en el gobierno nos pusimos a trabajar sobre el meteorito y a intentar promocionar y defender la parte de los meteoritos que la gente viene a buscar con sus aparatos y equipamientos para usar y adueñarse. Es lógico que en la visita de tanta gente llegan otros interesados en poder ganar un peso. A medida que pasa el tiempo, encontrás donde hay algún cráter pozos que la gente extrae el meteorito y lo lleva para propio beneficio”.

El municipio de Gancedo nunca estuvo ajeno al parque. Siempre tuvo dos empleados pagos para la limpieza y por supuesto con el combustible para su mantenimiento, a veces débil otras más fuerte, depende de la situación económica del momento”.

Diario Norte

Polémica en el Chaco por el traslado de un meteorito

Es el segundo más grande del mundo y lo quieren llevar a Alemania a una exposición. Mucha gente se opone porque tiene un significado sagrado y forma parte del patrimonio provincial.

Guillermo V. Goldes*

Un gran meteorito chaqueño sería exportado temporalmente a Alemania para una importante exposición de arte contemporáneo. El proyecto requirió que la Legislatura de esa provincia dicte una ley especial para autorizar el traslado. Hay polémica por el significado que tienen los meteoritos para los pueblos originarios del Chaco.

En 1990, el Poder Legislativo del Chaco aprobó la ley 3.563 que no permite el traslado fuera de la provincia de ningún meteorito o cuerpo natural proveniente del espacio, a menos que esté autorizado explícitamente por ley provincial. La ley provincial 4.076 considera a los meteoritos parte del patrimonio cultural y natural del Chaco.

La controversia surge porque en los últimos días de 2011 se aprobó una ley que autoriza el traslado provisorio del meteorito El Chaco a la ciudad alemana de Kassel, para que participe en la muestra de arte contemporáneo Documenta (13), entre junio y septiembre de este año. El Chaco es el segundo meteorito más grande del mundo en peso y volumen.

Los artistas Guillermo Faivovich y Nicolás Goldberg, que realizan desde hace años obras relacionadas con la zona, son los responsables del proyecto.

Faivovich explica: “Campo del Cielo es el caso de estudio central de nuestra práctica artística, y este proyecto lleva ya seis años de ejecución. Conocemos la problemática de la región y creemos que esta iniciativa puede ayudar a lograr mayor protección de la zona por parte del estado provincial y nacional”.

Y agrega: “Compartimos el viejo sueño de que la región sea declarada Patrimonio de la Humanidad. Pero para eso, es necesario que se la conozca. Esperamos que el gesto de llevar el Chaco a Alemania ayude a abrir el debate”.

La autorización para exportar temporalmente el meteorito a Alemania establece que debe realizarse a costo cero para la provincia y que debe contratarse un importante seguro.

Aquí comienzan los problemas: contratar seguros de traslado es habitual. Sin embargo, ningún monto podría compensar un eventual deterioro o pérdida del meteorito, que es absolutamente irreemplazable.

En la vereda de enfrente, el astrónomo y antropólogo Alejandro López de la UBA sostiene: “Para los pueblos originarios del Chaco estos cuerpos son hitos importantes en el territorio y están cargados de profunda significación social. Son vistos como fuente de abundancia y como conexión entre el cielo y la tierra”.

Y agrega: “El movimiento de los meteoritos no respeta su importancia social y cultural. El traslado saca al meteorito de contexto.

En lugar de trasladarlo como una curiosidad cósmica, sería mejor que se promoviera su puesta en valor en su lugar de origen”.

Esta posición es compartida por parte de la población y expertos locales. La polémica se aviva. Todo indica que el meteorito comenzaría su periplo en febrero.

Viajaría en camión hasta Buenos Aires y luego en barco hasta Alemania. Un viaje menor para un cuerpo que deambuló por el espacio durante milenios, pero que concentrará ahora muchas miradas.

Campo del cielo

En el sudoeste del Chaco. Existe una región con gran cantidad de meteoritos ferrosos, llamado Campo del Cielo.
Antigüedad. Son grandes rocas caídas del espacio hace unos cuatro mil años, que fueron objeto de estudio y fascinación, aunque también de depredación y tráfico ilegal.

Sagrados. Los aborígenes de la región los consideran sagrados.
35 toneladas. Es el peso del meteorito “El Chaco”, el segundo más grande del mundo, detrás del Hoba de Namibia. Está expuesto en Gancedo.

Nombres. Existen poblaciones en la zona cuyos nombres hacen referencia a esta intromisión del espacio en la vida cotidiana, por ejemplo, Aerolito, en Santiago del Estero. El arraigo de estos cuerpos es tal que durante el mes de julio se desarrolla la Fiesta Nacional del Meteorito.

*Especial (Famaf-UNC)

La Voz (de Córdoba)

 

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.